Un smartphone superseguro ideal para espías

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Boeing tiene previsto lanzar el Black, un teléfono orientado a usuarios vinculados a las áreas de Defensa y Seguridad. El equipo incluye una funcionalidad que borra automáticamente los datos y el software en su interior en caso de que alguien intente forzarlo.

Según explicó Boeing en su sitio web, el Black es un teléfono diseñado para satisfacer las necesidades de las "comunidades de defensa y seguridad de los Estados Unidos" que necesitan un "acceso confiable a datos para cumplir sus misiones".

La característica más destacada del teléfono de alta seguridad es que incorpora una funcionalidad que le permite al teléfono borrar por completo el software y todos los datos almacenados en el dispositivo, lo que dejaría al teléfono inutilizable.

Según describió Boeing, el Black viene con una carcasa sellada con un tipo de protección especial que identifica cuando el smartphone sufre un intento de desarmarlo: "Cualquier intento de desmontar la carcasa del dispositivo activaría funciones que eliminarían los datos y el software contenido en el aparato y lo dejaría fuera de funcionamiento", asegura un documento de la empresa entregado a autoridades norteamericanas.

Además, el Black es en parte modular, ya que da la posibilidad a sus usuarios de añadir accesorios especiales como sensores biométricos, cargadores solares o equipos para recepción satelital.

El teléfono es de construcción sólida y voluminosa: pesa 170 gramos y sus medidas son 131,9 x 67,6 x 13,25 milímetros. Como referencia, el recientemente lanzado Galaxy S5, de Samsung, tiene dimensiones de 142 x 72,5 x 8,1 milímetros con un peso de 145 gramos, mientras que un iPhone 5S es más delgado y liviano: 123,8 x 58,6 x 7, milímetros y 112 gramos.

En su interior, el Black trae un procesador doble núcleo 1.2GHz y corre Android, que, de acuerdo con la empresa funciona "tal como espera el usuario". Viene con una pantalla de 4,3 pulgadas, con resolución de 540 x 960 y trae soporte para LTE.

En un reporte que Boeing entregó a la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés), se especificó que el teléfono viene además equipado con puertos HDMI, USB, PDMI, que cuenta con las habituales conexiones inalámbricas Bluetooth y Wi-Fi, según señaló la agencia EFE.

La compañía entregó esa documentación a la FCC junto con una solicitud para que la comisión trate de forma confidencial la tecnología que incluye el dispositivo, desde las especificaciones de la antena, hasta los componentes, sus prestaciones fotográficas y el software de seguridad, entre otros.

"Boeing ha desarrollado su teléfono Black principalmente para la agencias gubernamentales y sus subcontratantes con el fin de asegurar que las comunicaciones de datos y voz que realicen sus empleados se transmitan y almacenen en alta seguridad", indicaron los abogados de Boeing en un correo electrónico emitido a FCC, disponible en su web.

Ese mismo documento asegura que el teléfono, cuya existencia se filtró el año pasado, se venderá de una forma que "información técnica y operativa del producto no será provista al público general".

Publicidad

!Hay Equipo!

¡SUMATE A NUESTRO EQUIPO!