Noticias sobre ICANN

Todas las noticias sobre el mundo ICANN...

Tecnología y Conversión Digital en el tope de la agenda de António Guterres

"Las Naciones Unidas nacieron de la guerra". Estas son las palabras del nuevo secretario general, António Guterres, en el que se esboza su visión para la ONU.

Y la clave de cualquier discusión sobre la paz es la cuestión de cómo navegar las interrupciones y transformaciones causadas por la tecnología .

Los actores establecidos en cada industria y sector están tratando de anticipar cómo el ritmo y la escala de la tecnología pueden cambiar el paisaje, identificar los riesgos y oportunidades y salir adelante del proceso en lugar de esperar a ser sorprendidos.

La ONU, al igual que otras organizaciones multilaterales, continúa adoptando un enfoque reactivo de la tecnología y su impacto en el mandato institucional de la ONU. Un número creciente de personas e instituciones consideran que la U.N. ya no es relevante para el futuro.

La Carta de las Naciones Unidas habla de la protección contra "dolor inconmensurable" y el establecimiento de un mundo justo de la igualdad de derechos y el acceso al progreso social. A lo largo de la historia, los avances tecnológicos han creado asimetrías en detrimento de esos objetivos, pero también han presentado oportunidades extraordinarias. Sin embargo, la ONU muestra poca conciencia de cómo los cambios actuales cambiarán inevitable y rápidamente su papel.

En 1975, la Asamblea General de la ONU declaró que "el progreso científico y tecnológico se ha convertido en uno de los factores más importantes en el desarrollo de la sociedad humana". Sin embargo, son pocos los pensamientos adicionales sobre cómo el desarrollo tecnológico afecta y transforma la misión de la ONU durante 42 años seguidos. Ahora hay una oportunidad de empezar de nuevo.

António Guterres se ha convertido en el primer Secretario General con experiencia en ciencias e ingeniería. Ex profesor de Teoría de las Telecomunicaciones y del Procesamiento de Señales con experiencia en desarrollo sostenible, apreciará cómo las tecnologías emergentes pueden tener impactos transformadores e impactantes en todos los aspectos de la vida, desde las relaciones geopolíticas hasta la seguridad, la equidad, el empleo, el desarrollo sostenible y el medio ambiente y en servicios humanitarios.

Es fundamental que traiga este entendimiento desde el principio para abordar tres preguntas centrales:

 - ¿Cómo podría la tecnología transformar el trabajo de la ONU en los próximos años?

 - ¿Qué debemos hacer para prepararnos y adaptarnos?

 - ¿Y quién necesita involucrarse para mejorar los resultados y cambiar las mentalidades?

La ONU ya se ha involucrado en algunas tecnologías específicas. Los tratados están en discusión, por ejemplo, sobre la geoingeniería para manejar el cambio climático global.

También hay discusiones en curso sobre sistemas de armas letales autónomas, armas biológicas y guerra cibernética. Claramente, estas tecnologías tendrán un impacto significativo en el propósito central de la ONU y requerirán una respuesta bien informada y colectiva. Sin embargo, la ONU ha demostrado ser un mecanismo engorroso para forjar acuerdos internacionales o promover el cumplimiento en tales asuntos.

Hay dos problemas principales. En primer lugar, las tecnologías y las vulnerabilidades conexas están interrelacionadas y se cruzan de nuevas maneras, pero las discusiones de las Naciones Unidas sobre ellas no lo son; El enfoque de "una tecnología a la vez" para abordar nuevos desarrollos es fragmentado, encapsulado y desordenado. No tiene mucho sentido, por ejemplo, discutir sistemas de armas autónomas por separado de la guerra cibernética o la guerra cibernética separadamente de la gobernanza de Internet. Este enfoque también significa que puede haber puntos ciegos sobre las tecnologías potencialmente transformadoras y los sistemas cibernéticos, sobre todo, el impacto de la inteligencia artificial ha sido ignorado por completo.

En segundo lugar, las estructuras de la ONU asumen que el poder recae en los Estados Nacionales. Esto fue cierto cuando fue creada después de la Segunda Guerra Mundial, pero ahora las corporaciones multinacionales y los actores no estatales son cada vez más piezas clave en las tensiones geopolíticas. Las guerras ya no son sólo sobre combatientes y tanques, sino también sobre algoritmos y bots. La guerra tecnológica no tiene principio ni fin. Además, los avances científicos y tecnológicos potencialmente armonizables ya no son en su mayoría propiedad o controlados por el Estado, lo que no fue el caso varias décadas atrás.

Estos dos problemas apuntan hacia una necesidad urgente de construir mentalidades más ágiles en toda la ONU, invirtiendo en una mayor alfabetización tecnológica y digital. No hay escasez de pedidos de reformas estructurales de los sistemas y respuestas existentes, pero alentamos al nuevo Secretario General a que se atreva a pensar de manera más radical. La ONU necesita un mecanismo que permita atravesar sus silos.

En un futuro próximo, las tecnologías innovadoras convergerán con las realidades geopolíticas para crear nuevas crisis. Un ataque cibernético a gran escala en la infraestructura crítica de un país podría preceder a un ataque cinético.

Una nueva carrera armamentista en armamento robótico ya está en marcha y puede significar que los comandantes pierden un control robusto y significativo de sistemas futuros que podrían iniciar accidentalmente nuevos conflictos o aumentar las hostilidades existentes. Un virus sintético sin antídoto conocido podría iniciar una pandemia con consecuencias sociales y económicas sin precedentes. La automatización seguirá presionando a la baja la creación de empleo y el crecimiento salarial en todos los países. Y en el futuro, enjambres de minúsculos drones armados con software de reconocimiento facial podrían ser liberados para asesinar a los enemigos de un líder tiránico, o simplemente para crear un ambiente de miedo y cumplimiento.

El carácter interminable y circular de las deliberaciones en las Naciones Unidas refleja su incapacidad para ampliar las conversaciones al incorporar a bordo a actores externos que no son necesariamente políticos pero que son clave para dar forma al panorama político: los científicos que desarrollan tecnologías disruptivas y las multinacionales que despliegan sistemas innovadores Y adquiriendo influencia que rivaliza con la de los principales Estados. Estas partes interesadas son parte integrante del panorama cambiante de las amenazas y podrían ofrecer soluciones innovadoras.

Hasta hace poco, había una renuencia a comprometerse más con el sector privado por temor a permitir la influencia corporativa en los asuntos de la ONU. Sin embargo, los Estados miembros ya han demostrado, aunque a regañadientes, una mayor aceptación de las asociaciones, como el Pacto Mundial, una iniciativa de sostenibilidad corporativa.

Y el proceso de definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el reconocimiento de que el logro de ellos dependerá de la tecnología, ha provocado un cambio en las actitudes y demostrado cómo la ONU puede involucrar productivamente al sector privado cuando la organización internacional define claramente sus objetivos.

Si bien se reconoce la necesidad de innovación en todo el sistema ONU, hasta ahora ha sido limitada y ad hoc.

Por ejemplo, el Mecanismo de Facilitación de la Tecnología de múltiples partes interesadas señala cómo la ONU podría definir plataformas transversales para un compromiso más amplio, pero hasta ahora parece funcionar principalmente como un centro de intercambio interno. El jefe de la innovación, a cargo del anterior secretario general, se ha centrado más en los aspectos técnicos de la innovación y la interrupción que en el papel transformador de la tecnología en el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto.

El nuevo secretario general debe comenzar su mandato con un plan para transformar la mentalidad del plan ONU, anclado en el papel de la tecnología para ayudar a las Naciones Unidas a transformar y abordar los riesgos planteados por la tecnología para la paz y la seguridad. Su decisión de establecer un puesto de alto nivel en su oficina para "asegurar la coherencia en las carteras políticas, de mantenimiento de la paz, de desarrollo, humanitarias, de derechos humanos y de estado de derecho" es un primer paso prometedor para superar un sistema de silos generacionales.

El mundo necesita urgentemente una plataforma creíble y de múltiples partes interesadas para un debate más informado sobre las innovaciones que tienen aplicaciones civiles y militares. El cambio tecnológico está creando una nueva carrera de armamentos que los mecanismos de gobierno existentes no están preparados para manejar.

La plataforma de código abierto a través de la cual funciona la sociedad contemporánea ha abierto una caja de Pandora de comienzo innovador para el bien, pero también ha democratizado el acceso a herramientas y técnicas destructivas. Las tecnologías desarrolladas para ayudar a la humanidad pueden ser reutilizadas de manera que pueda traer una nueva era de "dolor inconmensurable".

Los enfoques deben provenir de los campos diplomático, científico, empresarial, legal y regulatorio. Las discusiones normativas y éticas de los impactos tecnológicos deben basarse en definiciones comúnmente entendidas y en narrativas compartidas. Sólo los cambios fundamentales en el enfoque y la mentalidad de la ONU permitirán al organismo proporcionar un liderazgo colectivo que atienda los desafíos de nuestro tiempo, optimice las oportunidades ofrecidas por la innovación tecnológica, reconstruya la confianza entre los asistentes y proteja y "esté aquí para paz."

Anja Kaspersen y Wendell Wallach

World Policy Blog

Anja Kaspersen es miembro del Consejo Asesor del Instituto Mundial de Políticas y de la Iniciativa Global para Consideraciones Éticas de la IEEE Standards Association en el Diseño de Sistemas Autónomos.

Wendell Wallach es el director del proyecto de AI en el Centro de Hastings y el estudio de Tecnología y Ética de las Cátedras en el Centro Interdisciplinario de Bioética de la Universidad de Yale.